logo pontia data

¿Cómo realizar consultas con SQL? : 10 consejos para escribirlas de manera eficiente

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Telegram
Tabla de contenidos
sql

A la hora de gestionar bases de datos, realizar consultas con SQL de manera eficiente es indispensable para garantizar un rendimiento óptimo en el manejo de las mismas y obtener resultados precisos en el menor tiempo posible, siendo por tanto una habilidad muy importante en el sector del data analytics 

Si estás buscando optimizar tus habilidades en SQL y mejorar la eficiencia de tus consultas ¡estás de suerte! En este artículo, te enseñaremos a cómo realizar consultas con SQL y te presentaremos 10 consejos que te ayudarán a perfeccionarlas y maximizar el potencial de tus bases de datos. ¡Comencemos!

¿Interesado en aprender más sobre sentencias SQL? Te invitamos a descargar nuestra guía sobre 37 sentencias SQL dónde aprenderás todo lo que debes saber sobre ellas: Por qué debes utilizarlas, cuando debes utilizarlas, cómo aplicarlas… Es una guía super completa. ¡Y totalmente gratis!

¿Qué es SQL?

Espera, no vayas tan rápido… antes que nada ¿sabes qué es SQL exactamente? 

Si la respuesta es no, o si eres un principiante que recién empieza a trabajar con esta herramienta, o sólo has oído hablar de ella, te conviene saber o repasar qué es SQL y cómo funciona. 

SQL, que significa «Structured Query Language» (Lenguaje de Consulta Estructurado), es un lenguaje de programación utilizado para gestionar y manipular bases de datos relacionales. Desde su creación en la década de 1970, SQL se ha convertido en el estándar de facto en la industria de la gestión de bases de datos, permitiendo a los usuarios interactuar con los datos de manera eficiente y efectiva.

servidor-sql

Es, cómo su propio nombre indica, un lenguaje de programación única y especialmente dirigido a gestionar bases de datos, siendo esta su principal ventaja competitiva. A diferencia de otros, SQL se centra específicamente en la gestión de bases de datos y no está diseñado para crear aplicaciones completas. Su principal objetivo es permitir a los usuarios realizar consultas y manipulaciones de datos en una base de datos, extrayendo información relevante y realizando acciones como inserción, actualización y eliminación de datos.

SQL proporciona una sintaxis clara y concisa para escribir consultas, lo que facilita su comprensión y uso. Con este lenguaje, los usuarios pueden realizar consultas complejas y sofisticadas, realizar cálculos, agrupaciones, filtrado de datos y realizar operaciones de unión entre tablas.

Es importante tener en cuenta que aunque SQL es un lenguaje estándar, existen diferentes implementaciones específicas de los motores de bases de datos, como MySQL, PostgreSQL, Oracle, SQL Server, entre otros. Pese a que comparten una base común, pueden tener algunas diferencias en las características y sintaxis soportadas.Aunque ya dejaremos para más adelante esto de las implementaciones. 

¿Cómo funcionan las consultas SQL? 

SQL funciona como un puente entre los usuarios y las bases de datos relacionales. Proporciona un conjunto de comandos y sintaxis para interactuar con los datos almacenados en tablas y llevar a cabo diversas operaciones. Los comandos SQL es el elemento necesario que permite realizar consultas y, la sintaxis SQL, el lenguaje mediante el que podemos escribir estas consultas y permite su comprensión.

consultas-con-sql-como-funciona

Cuando se envía una consulta SQL a una base de datos, el sistema de gestión de bases de datos (DBMS, por sus siglas en inglés) procesa la consulta en varias etapas. Aquí hay una descripción general de cómo funciona el proceso:

  1. Análisis sintáctico: El DBMS analiza la sintaxis de la consulta SQL para asegurarse de que esté correctamente escrita y cumpla con las reglas del lenguaje. Si la sintaxis es incorrecta, se generará un error y la consulta no se ejecutará.
  1. Optimización de consultas: Una vez que la consulta ha pasado el análisis sintáctico, el DBMS realiza un proceso de optimización para determinar la mejor manera de ejecutarla. Este proceso implica la selección de la ruta más eficiente para acceder a los datos solicitados y la determinación de las estrategias de acceso y de unión de tablas más adecuadas.
  1. Ejecución de la consulta: Después de la optimización, el DBMS ejecuta la consulta en la base de datos. Puede involucrar operaciones como recuperar datos de las tablas, filtrar registros, ordenar resultados, realizar cálculos y realizar operaciones de agregación.
  1. Devolución de resultados: Una vez que se ha completado la ejecución de la consulta, el DBMS devuelve los resultados al usuario. Estos resultados pueden ser en forma de tablas, registros individuales o valores calculados, según la naturaleza de la consulta.

Es importante destacar que el DBMS se encarga de manejar aspectos como la gestión de transacciones, la integridad de los datos y la seguridad, entre otros. Además, el DBMS optimiza la ejecución de consultas mediante el uso de índices, estadísticas y otras técnicas para mejorar el rendimiento y la eficiencia.

Te recordamos que puedes descargar nuestro recurso sobre sentencias SQL, un recurso en formato pdf dónde aprenderás a utilizar 37 sentencias clave en SQL. ¡Es totalmente gratis!

¿Cómo se hacen consultas en SQL?

  1. Define tu origen de información.
  2. En la sección «SELECCIONAR» de la lista de tablas, elige la tabla que deseas incorporar. Las columnas relacionadas con esa tabla se visualizarán en la lista de columnas.
  3. Elige una columna para añadirla a la petición SQL y selecciona «Añadir a petición SQL».Con estos pasos, generas la cadena SQL en el apartado de Petición SQL.
  4. Si deseas añadir más columnas a la petición SQL, simplemente doble clic en el título de la columna.
  5. Dirígete a la sección «WHERE» para definir tus parámetros de búsqueda. Esto limitará la cantidad de datos que importes. Es posible también combinar información de dos diferentes tablas.
  6. Si deseas organizar la información antes de importarla, selecciona la sección «ORDER BY», define la columna por la que deseas ordenar y determina si será en orden ascendente o descendente.
  7. Finalmente, procede a ejecutar la petición.

¿Qué son los comandos SQL? ¿Cuando se deben utilizar?

Para realizar consultas con SQL, debemos utilizar los comandos SQL, que son instrucciones específicas utilizadas para recuperar datos de una base de datos. Funcionan de manera que dan órdenes de actuación para realizar acciones predeterminadas a un sistema gestión de bases de datos (DBMS). 

Estos comandos permiten realizar consultas y extraer información específica de las tablas y columnas de la base de datos. Aquí hay algunos comandos de consulta SQL comunes:

consultas-con-sql

Cláusula SELECT: Comienza especificando las columnas que deseas seleccionar en la consulta. Puedes indicar columnas específicas separadas por comas o utilizar el asterisco (*) para seleccionar todas las columnas de una tabla.

Cláusula FROM: Luego, indica la tabla o tablas desde las cuales deseas recuperar los datos. Utiliza la cláusula FROM seguida del nombre de la tabla principal. Si necesitas combinar datos de múltiples tablas, puedes usar la cláusula JOIN para unir las tablas relacionadas.

Cláusula WHERE: Opcionalmente, puedes utilizar la cláusula WHERE para filtrar los registros según ciertos criterios. Define condiciones utilizando operadores lógicos, como igual (=), mayor que (>), menor que (<), etc. Esto limitará los datos devueltos en función de las condiciones establecidas.

Cláusula GROUP BY: Si deseas realizar cálculos agregados sobre grupos de registros, utiliza la cláusula GROUP BY. Indica una o más columnas por las cuales deseas agrupar los resultados. Esto es útil cuando necesitas realizar operaciones como sumas o promedios por grupo.

Cláusula HAVING: Después de la cláusula GROUP BY, puedes utilizar la cláusula HAVING para filtrar los grupos agregados según ciertas condiciones. Funciona de manera similar a la cláusula WHERE, pero se aplica después de la agrupación.

Cláusula ORDER BY: Si deseas ordenar los resultados en función de una o más columnas, utiliza la cláusula ORDER BY. Puedes especificar si quieres que el orden sea ascendente (ASC) o descendente (DESC) para cada columna seleccionada.

Veamos cómo se introducen estos comandos mediante un ejemplo : 

consulta-basica

Esta sería la consulta más simple y básica a realizar en SQL, siendo los comandos SELECT y FROM los comandos indispensables para realizar cualquier consulta : SELECT para indicar qué datos queremos consultar mediante la elección de uno o varios campos, y FROM, para indicar de qué tabla sacar estos datos. 

Como ves, es muy fácil saber leer e interpretar los comandos y sus aplicaciones en SQL. Vamos ahora con una consulta más compleja. 

consulta-compleja

Ahora, se han añadido varios campos, como el nombre de la empresa o el sector en el que opera, y se ha añadido un comando más para aplicar una regla de consulta aún más específica, que todos los datos devueltos sean de empresas españolas. 

10 consejos útiles para escribir consultas con SQL eficientes

Escribir consultas eficientes en SQL es esencial para garantizar un rendimiento óptimo de las bases de datos y obtener resultados rápidos y precisos. Aquí tienes 10 consejos útiles que te ayudarán a mejorar la eficiencia al escribir consultas con SQL:

1. Conoce tu base de datos  

Antes de escribir una consulta, es fundamental comprender la estructura de la base de datos, incluyendo las tablas, las relaciones entre ellas y los índices definidos. Esto te ayudará a seleccionar las tablas y columnas adecuadas y a utilizar las cláusulas y operadores apropiados.

2. Limita los resultados con WHERE 

Utiliza la cláusula WHERE de manera efectiva para filtrar los registros innecesarios. Específica condiciones que sean lo más precisas posible para reducir el número de registros devueltos. Evita el uso excesivo de operadores lógicos, como OR, que pueden ralentizar la consulta.

3. Utiliza JOIN de manera eficiente 

Al combinar datos de múltiples tablas, utiliza las cláusulas JOIN de manera eficiente. Asegúrate de que las columnas utilizadas para unir las tablas tengan índices definidos y utiliza el tipo de JOIN adecuado según tus necesidades (INNER JOIN, LEFT JOIN, etc.).

4. Selecciona solo las columnas necesarias 

En lugar de seleccionar todas las columnas de una tabla, identifica las columnas específicas que necesitas en tu consulta. Esto reducirá la cantidad de datos transferidos y mejorará el rendimiento de la consulta.

5. Utiliza funciones de agregación correctamente 

Cuando necesites realizar cálculos agregados, como sumas o promedios, utiliza funciones de agregación (SUM, AVG, COUNT, etc.) de manera adecuada. Asegúrate de que estas funciones se apliquen solo a los datos necesarios y utilízalas junto con GROUP BY cuando sea necesario.

6. Ordena los resultados solo cuando sea necesario 

Utiliza la cláusula ORDER BY solo si necesitas ordenar los resultados. Ordenar grandes conjuntos de datos puede ser costoso en términos de rendimiento, por lo que asegúrate de aplicar la ordenación solo cuando sea relevante para tu consulta.

7. Evita subconsultas innecesarias 

Siempre que sea posible, evita el uso de subconsultas innecesarias. En su lugar, utiliza JOIN y otras técnicas de optimización para obtener los resultados deseados. Las subconsultas pueden ser costosas en términos de rendimiento si no se utilizan adecuadamente.

8. Indexa las columnas relevantes 

Los índices son una parte importante de la optimización de consultas. Identifica las columnas utilizadas con frecuencia en tus consultas y crea índices en esas columnas para acelerar la recuperación de datos.

9. Mantén tu base de datos actualizada 

Asegúrate de mantener tu base de datos actualizada y realizar regularmente tareas de mantenimiento, como la actualización de estadísticas y la reorganización de índices. Esto ayudará a garantizar un rendimiento óptimo de tus consultas. 

10. Utiliza herramientas de monitoreo y optimización 

Utiliza herramientas de monitoreo y optimización de bases de datos para identificar consultas lentas o ineficientes. Estas herramientas pueden proporcionar información valiosa sobre el rendimiento de tus consultas y sugerir posibles mejoras.

En conclusión, al aplicar estos conocimientos y consejos, podrás escribir consultas SQL más eficientes, optimizar el rendimiento de tus bases de datos y obtener resultados rápidos y precisos. Recuerda que la práctica y la experiencia serán tus mejores aliados para seguir mejorando tus habilidades en SQL y aprovechar al máximo su potencial en el manejo de datos. ¡Sigue explorando y disfrutando de las posibilidades que ofrece SQL!

Si te interesa seguir aprendiendo habilidades de gestión y análisis de datos en profundidad, en SQL y otras muchas herramientas altamente demandadas en el sector, en Pontia disponemos de nuestros propios programa de formación a través de nuestro máster en Data Analytics y data science, en el que puedes aprender todo sobre el análisis y la ciencia de datos. Aprenderás Excel, Power BI, SQL, Tableau, Programación con Python, Machine learning y Deep Learning para convertirte en un perfil de Data Analyst clave en la toma de decisiones de cualquier empresa tecnológica. Puedes consultar información ¡Sin ningún tipo de compromiso!

También te animamos a seguir nuestro blog y descargar nuestro recurso sobre sentencias SQL, un recurso en formato pdf dónde aprenderás a utilizar 37 sentencias clave en SQL. ¡Es totalmente gratis!

¿Quieres convertirte en Data Analyst?

Aprende a programar con Python, utilizar Power BI, Tableau y otras herramientas de análisis de datos.

Febrero 2024

Bolsa de empleo

¿Pensando en formarte en Data?

Te asesoramos

logo de pontia data
Hola, ¿Tienes preguntas?